jueves, febrero 17, 2011

30 Km/h: "Conductor, respeta al peatón"
Resumen de las ideas de este blog, en   http://miguelvalle.com/trafico/

Ya está el Sr. Navarro jugando de nuevo con sus porcentajes. Veamos la prensa de hoy, 17 de Enero, 2011:

La Dirección General de Tráfico (DGT) pretende reducir a 30 kilómetros hora la velocidad máxima en las calles de dos carriles de un sentido cada uno y a las de dirección única. La finalidad de la medida no solo es la lucha contra la contaminación atmosférica, sino reducir la muerte por atropello de los peatones..

La medida, consensuada por la Dirección General de Tráfico y la Federación Española de Municipios y Provincias, tiene como objetivo reducir a la mitad los atropellos a peatones en las ciudades, que en 2009 costaron la vida a 268 personas. Esa cifra supuso el 46 por ciento de las víctimas mortales en accidentes en zonas urbanas, ha señalado Navarro, que ha subrayado que los atropellos y la velocidad están muy ligados: "A 70 kilómetros por hora no se salva nadie, a 50 se salva el cincuenta por ciento y a 30 se salvan el noventa y cinco por ciento de los peatones".

Ahora viene el señor Navarro a subrayar que a mayor velocidad, mayor es el impacto del atropello. No es más que una obviedad elemental que explica muy tangencialmene el caso que nos ocupa.

Ahora ha descubierto el Sr. Navarro lo que veníamos haciendo casi todos. ¿A qué velocidad pasamos todos por esas calles estrechas, señaladas con límite de 50? Pasábamos a 30. Y ahora vienen con la señal. Naturalmente que se necesita ajustar las señales y no ponerlas a voleo como se está haciendo hasta la fecha. Como en aquella autovía que atraviesa un núcleo urbano desperdigado, lejos del centro de la calzada, y cuyo límite envuelve de rojo el 50. Tan ilógicos eran aquellos 50 del centro de la ciudad, como estos 50 de la periferia del mencionado pueblo. Ya va siendo hora de que se ajusten las señales a la realidad, y no a prejuicios injustificados, a tópicos vacíos y a ansias de recaudación.

Muy justo que hoy se ponga ese límite de 30 que ya manteníamos todos. Pero es injusto el atribuir los excesivos accidentes de peatones a la mera velocidad del coche. ¿No habrán colaborado los mismos peatones en el accidente? ¿Muchas veces no concurrirán en el accidente el despiste, la negligencia, el atrevimiento del mismo peatón? No lo sabemos ni lo investigamos. El señor Pere Navarro echa mano de sus porcentajes verbales, de su salmodia de la velocidad, y ya queda explicado el problema.

¿Para cuándo, Sr. Navarro, la educación del peatón? Su educación de usted consiste en decirle al chófer: 'Conductor, respeta al peatón'. A ese peatón para el que ponemos un semáforo de pulsar, que detiene totalmente la circulación durante 40 segundos. Y pasa el peatón , el peatón sólo, porque no hay más que uno, fumando tranquilamente su cigarrillo. Ese peatón podría atravesar en 10 segundos, y luego el ingeniro podría dejar el semáforo en intermitencias. Pero no, todos quietos 'paraos', y respeten al peatón con toda la rotonda haciendo de cuna.
Pero no os inquietéis, todo justificado. Quietos 'paraos':
Estas medidas sirven para "calmar" el tráfico, en palabras del director Pere Navarro. "Es un cambio de mentalidad", explican fuentes de la DGT: "Antes las ciudades eran de los coches, ahora son de la movilidad y ésta empieza por el peatón".
Bonitas palabras, más propias de una égloga de Virgilio que de un director general de tráfico. Recuerden la que arranca con 'Titire tu patule recubans..'.
Y no invento nada cuando hablo de aquella rotonda paralizada. Lo he visto hoy mismo y les digo dónde. En la rotonda de la Guía, en Gijón. Por culpa de un semáforo mal regulado y peor instalado. Ya había observado yo otros semáforos similares levantados no hace mucho a la salida de la rotonda de las Canteras y frente al parque de los Pericones, que también absorben un gran porcentaje del tráfico que viene de la autovía Minera y de la autovía del Cantábrico. Aquí, en la rotonda de los Pericones, pasan dos peatones, y se cierran los semáforos de las tres entradas y salidas de la rotonda durante 45 segundos. Los dos peatones pasaron por el acceso núnero 1 de la rotonda, en los 6 primeros segundos. El resto de los 45 segundos, en los tres accesos, son  para "calmar " el tráfico, en palabras del aludido.
No creo que esos semáforos faciliten el paso a más de 500 peatones por día. Los peatones tienen todo mi respeto, pero el Sr. Pere Navarro podría decirles que fueran un poco más rápidos, y a los ingenieros podría decirles que no dejaran tanto tiempo el semáforo en puro rojo, sino que le aplicaran dos tercios de intermitencias, y que lo alejaran lo más posible de la rotonda. No todo es velocidad, señor, ni calma paradisíaca.

Deja tu opinión en el   Libro de visitas.  Gracias

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal