miércoles, febrero 23, 2011

Más sobre el 30 km/h
Resumen de las ideas de este blog, en   http://miguelvalle.com/trafico/

Muchos periódicos de ese día 21-2-11 tratan este tema de los 30 km/h. Tomo unas líneas de "El Periódico del Mediterráneo" para esbozar temas de los que nos ocuparemos con más detenimiento en otra ocasión.

Según los últimos datos facilitados por la Policía Local de Castellón..... Las distracciones al volante y no respetar la preferencia de paso fueron las dos principales causas de los siniestros.

En 2009 ..El 61,5% de los peatones atropellados eran mujeres y, en el 46% de los casos, la culpa fue del conductor, según los atestados.

En ningún caso se habla en este informe de que la velocidad fuera la principal causante de los accidentes, que es lo único que sabe decir el señor Navarro, venga o no venga a cuento. Sí se habla de las distracciones al volante, pero, claro, estas distracciones no son cotizables en la recaudación. Por ello no le dedican ni un minuto de su tiempo.

Se dice que el 46% de los astropellos, fueron culpa del conductor, pero ello no implica que el tal conductor fuera a una velocidad desorbitada. Y estamos en lo mismo, ¿dónde está la ayuda al adiestramiento del conductor en ciudad?

¿Quién orienta al conductor para que extreme su vigilancia cuando vea que imprudentemente se entreabre la puerta de un vehículo estacionado en doble fila?

¿Quién le instruye para que ponga el máximo cuidado cuando va a rodar por un un fragmento del paso de peatones, mientras el otro fragmento, a la derecha, resulta invisible debido a la interposición de una camioneta de reparto? Incluso viendo de lejos todo el paso de peatones ¿en qué escuela nos han  alertado de que puede llegar algún depistado peatón a paso ligero?. O que si sale una pelota de entre los coches, el niño pude correr detrás? Nada. nada; repitamos todos con el señor Navarro: "velocidad, velocidad, velocidad". He ahí la piedra filosofal.

Y el otro dato curioso, digno de larga discusión. El 61,5% de los peatones atropellados eran mujeres. Un servidor no tiene nada contra las mujeres. Pero sí tengo mucho en contra de una educación vial que hace de la lentitud el paradigma de la perfección. Y como las mujeres conducen más lento que los hombres debe premiárseles. Las mujeres lo saben, y operan en consecuencia.

Si hay que acicalarse la ceja delante del semáforo, perfecto: un retraso en la salida de la caravana supone calmar" el tráfico, en palabras del mismo director general.

Si hay que atravesar el coche un instante en el cruce de enfrente para decidir si al fin vamos por la izquirda o la derecha, todo bien: no hay que ser precipitados.

Si ves que el coche que va delante tuyo hace 'algo raro' y acabas descubriendo que en 95% son manos femeninas las que se agarran a aquel volante, piensa que eso favorece la anhelada lentitud.

Si alguno cree que soy un exagerado, que entre en el libro de visitas y lo diga.

Si alguno me ha tomado por misógino, se ha confundio de cabo a rabo. Creo en la mujer; la respeto y la admiro por muchísimas razones.

También las admiro por su forma de conducir en los países donde hay sentido común en el diseño general del tráfico, y no malformaciones crónicas a la hora de tomar un automóvil. Estoy pensando en el Brasil donde las mujeres son igual de ágiles que los hombre al volante. Aquí en España, no. Les hemos dicho que son muy buenas porque van muy lento y porque tienen menos accidentes. Y ellas, lógicamente, obedecen al principio de la lentitud, ignorando la lógica del rodar. Si te paras de repente en el cruce del que hablamos, la culpa es del que te dio por detrás, claro. Ellas nunca tienen la culpa.

Por supuesto que estas insinuaciones no son aplicables a las profesionales, que manifiestan igual o mejor aptitud que los profesionales. Estoy pensando en las conductoras de autobuses y de camión.
-------------------
-------------------
Un punto diferente sobre este límite es el aportado por Autobild.es. En este video, con el que se quiere responder a la pregunta ¿Es posible circular a 30 km/h en la ciudad?, se concluye diciendo: "Con este límite de 30 km/h, las ciudades ganan en conductores nerviosos y en atascos. Y ambos factores van en contra de la seguridad".

Deja tu opinión en el   Libro de visitas.  Gracias

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal