domingo, marzo 13, 2011

Nuclear de Fukushima.
Petróleo de Libia.
Iluminación autopistas.
Resumen de las ideas de este blog de tráfico, en   http://miguelvalle.com/trafico/

Paremos un momento antes de terminar este enloquecedor fin de semana. No salimos de ‘guatemala’ (Libia) para meternos en ‘guatepeor’ (terremoto de Japón).

Veremos en qué acaba lo de la nuclear de Fukushima y lo del petróleo de Libia.

Va siendo hora de que la humanidad se siente a pensar y se deje de tanto derroche innecesario. Que me digan qué pintan todos las autopistas iluminadas por la noche, tantísimo derroche de luz en las ciudades. Aquí estamos operando contra natura en infinidad de circunstancias. Y sacando las cosas de quicio, y viviendo de deseos inalcanzables. Al alcance de nadie, ni de los más ricos, que son las cestas más rotas por donde se esparraman más recursos.

La noche no es para viajar, y si se ha de viajar a esas horas, revisar bien las luces del coche y las luces mentales, no la luz de las farolas. Está bien que el gobierno rebaje la velocidad a 110, pero de noche, cuando haya quitado todas las farolas de las autopistas y autovías, cuando haya reducido la iluminación en las ciudades. La noche es para dormir y para soñar bajo un cielo de inmensidad inalcanzable y limpio de toda contaminación lumínica.

Va siendo hora de cambiar muchos principios rectores de la sociedad de consumo. Menos consumos innecesarios, menos consumos a costa de otros, menos educación en el consumo para consumirse en la desesperanza. Menos dependencia de las nucleares y menos dependencia del petróleo.

¿Qué consumimos, pues? - Alegría de vivir amaneciendo cada día bajo la iluminación natural.
 

Deja tu opinión en el   Libro de visitas.  Gracias

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal